Salud en la oficina

Bueno. Hablamos en la publicación pasada sobre aplicaciones de salud, pero ahora vamos a dedicarnos un tiempo para cuidar de nuestros cuerpos y no solo de manera virtual.

Para esas personas que trabajan en una oficina, o incluso desde casa, pero pasan mucho tiempo en una silla o con la computadora, aquí les ofrecemos algunos consejos para mantenerse frescos, cómodos y saludables en sus labores.

Una de las primeras cosas que debes hacer es desayunar en forma antes de empezar tus actividades, puesto que te dará la energía suficiente para enfrentar la jornada. Debes tomar un vaso de agua antes.

Y sé que es difícil leer lo siguiente, pero debes renunciar al café. Opta por la cafeína de un té chai o un té verde, incluso, la de una manzana. El estrés y el café no resultan una buena combinación para ti o tu sistema digestivo.

Igualmente, es indispensable que tomes descansos. Tu mente necesita detenerse un momento y poner la atención en otro asunto antes de regresar a lo que estabas hacienda. Eso puedes hacerlo cada cuarenta minutos de trabajo, por al menos 5 de descanso.

Y si estás leyendo o utilizando una computadora, estarás mirándo en un punto fijo y olvidándote de parpadear. Qué divertido, ¿no? Cada minuto parpadeamos entre 15 y 20 veces. Pero si observas una pantalla, no llegarás a hacerlo y entonces vienen los problemas: los resultados serán irritación, ojos secos y cansancio.

Si tu trabajo te lo permite, escucha música que te guste, ya que está comprobado que aumenta tu productividad y te pone de buen humor. PERO no uses audífonos por más de una hora, pues esto puede (y lo hará) dañar tus oídos. Mejor elige un par de bocinas.

Y quizá también has escuchado que debes moverte de tu lugar de vez en cuando. Y tal vez no lo has hecho. El asunto es que no le damos a nuestro cuerpo suficiente movimiento y eso nos traerá repercusiones. Puedes encontrar ejercicios sencillos para hacerlos en tus horas de trabajo.

¿Tienes algún otro consejo? ¿Qué te ha funcionado?

Sobre el Autor: Gabriela Dimas