Consejo amigable

Es fácil caer en el error de creer que es suficiente con tener una página web propia para nuestros negocios, con tal de recibir a los nuevos clientes, pero esto no es así. Manejar una página es importante porque:

  1. Nosotros mismos no podemos ver nuestros errores, así que necesitamos el apoyo de gente especializada que lo haga.
  2. En muchas ocasiones, la opinión del cliente no es tomada en serio sino como una agresión, al ser enviada por internet.
  3. Un sitio web es una de las principales fuentes de información sobre tu empresa para tus clientes.
  4. Si no existes en la web, es como si no existieras como compañía.
  5. Contar con una persona a cargo de tu página y cuentas de redes sociales te dará seguridad sobre la presencia de tu empresa y te ahorrará tiempo y esfuerzo que de otra manera invertirías tú mismo al manejar lo anterior personalmente.

Pero esto no es todo. Ya sea que tengas una página o estés considerando abrir una, debes tener en mente que tu página debe ser amigable con los usuarios, donde éstos puedan encontrar lo que requieren de manera sencilla.

El punto anterior es medido contando la cantidad de clics que el usuario debe hacer para llegar a lo que necesita. Por supuesto, es indispensable que sea un número bajo. Igualmente, debes procurar crear una versión exclusiva para otros dispositivos, además de las computadoras.

El contenido de tu página es el plato fuerte. Esfuérzate por brindarle información a tus clientes que no encontrarían fácilmente en otro lugar.

Para esto es necesario innovar, ya sea en los títulos de las secciones de tu página, o mejorando el tiempo de respuesta a comentarios, dudas y sugerencias, o  escribiendo un blog sobre tus actividades como empresa, entre muchas otras cosas. Esta es tu oportunidad para avanzar y darle a tus clientes una buena experiencia y mejorar tu imagen incluso antes de que visiten tu negocio o soliciten tus servicios.

¿Tienes alguna otra idea? ¿Qué te ha funcionado?

Sobre el Autor: Gabriela Dimas